Freitag, 13. Juli 2018

Sohbet de la Semana 28-18



Sohbet 28-18

Hazrat Inayat Khan habla de su tarea - 
Actitud Humana hacia el Ideal

Un ser humano occidental en el Sendero Interior desea saber primero: '¿A qué conducirá? ¿Dónde estará el lugar de descanso de la caravana? ¿Y cuál será el destino? ¿Qué beneficio puedo obtener de mis esfuerzos? ¿Y cuánto tiempo empeñaré?'

Dado que el Sendero Interior es inexplicable en palabras de una lengua humana, que solo es apta para expresar cosas de la vida exterior, la necesidad del interrogante para una claridad exacta permanece insatisfecha.

En Oriente, el Viajero en el Sendero Interior ya sabe qué sendero es, y es su amor por ese sendero el que lo hace buscar un guía.

En Occidente, antes de que un ser humano elige un sendero, quiere saber si este sendero es uno de los autorizados, reconocidos; y si otros también pisan ese mismo sendero, de lo contrario no puede tener fe en él.

En Oriente, un ser humano toma el sendero que le parezca mejor; si todos en el mundo le dicen: 'Ese no es el sendero justo', él todavía dirá: 'Ese es mi sendero' – ‘Pîr-i-man khas ast eteqad-i-man bast ast'. (Si mi guía apenas vale una paja, mi fe en él es perfectamente suficiente.)

Si un ser humano occidental admira a alguien como su Ideal interior, como regla, espera que su ideal esté a la altura de la imagen que se ha hecho de él; y en el momento en que descubre que su ideal no compruebe en la vida la imagen hecha por su propia imaginación, se desilusiona y su ideal se rompe.

Pero cuando una persona occidental considera a alguien como su Ideal interior, siempre está dispuesto a tomarlo tal como es, y antes de juzgarlo trata de comprenderlo.

Así en el primer caso el ideal debe seguir al devoto, y en el segundo el devoto sigue su ideal.

En Oriente, si un ser humano está tan evolucionado que vive la realización de un santo, todo lo que hace despliega su alma; y en todo se le revela la visión de Dios; sin embargo, él sigue en el sendero interior con la misma actitud humilde que sus semejantes, para que no arruine la fe de aquellos que aún tienen que realizar el viaje a lo largo del sendero.

Con profunda gratitud a ti, mi querido Murshid – ¡más y más como un hermano para mi! 


*            *             *


Cordialmente

Puran

Keine Kommentare:

Kommentar veröffentlichen