Freitag, 1. Juni 2018

Sohbet de la Semana 22-18


Sohbet (22-18)

Hazrat Inayat Khan habla de su tarea:
Oriente y Occidente


Encontré entre las diferentes clases en Occidente tres sectores divisibles: la clase alta o ‘sociedad’, la clase media o los intelectuales, y la clase trabajadora; y encontré que la clase media era la más interesante y prometedora, buena en sus morales, enérgica, entusiasta y versátil en su conocimiento. La clase alta con toda su finura y cultura parece estar en declive; la clase trabajadora más ansiosa por avanzar, impaciente por llegar a la cima, más poderosa debido a sus sindicatos organizados, y desesperada por mejorar su posición en el curso de su vida.

En Occidente encontré una tormenta levantándose, inquietante en todas las varias clases, que culminó en la Primera Guerra Mundial y molestó a tantas naciones y continúa sus efectos desastrosos aún hasta hoy. El método actual de progreso en Occidente me parece bastante contrario a lo que debería ser. En lugar de esfuerzos realizados por las personas que están más evolucionadas para elevar a las personas que aún no han evolucionado mucho, los esfuerzos son continuamente enfocados por los últimos para reducir los primeros a su propio nivel bajo. 

Cuando la cabeza es demasiado orgullosa para dar reverencia a los pies, los pies suben al lugar de la cabeza y utilizan la cabeza en el lugar de los pies. Hoy la imagen del mundo es como un mercado, donde cada vendedor tira sus clientes por sus prendas, más que nunca antes; porque civilización se cree ser desarrollo comercial e industrial. El comerciante ahora tiene su mirada en la cara de su cliente y su corazón en su bolso.

La profesión en Occidente, a pesar de todo desarrollo y cultura, se mueve principalmente para ganar dinero, lo que naturalmente destruye el amor fraternal por la humanidad, quitándole al mismo tiempo nobleza de espíritu en el mundo profesional.

Hay avaricia cada vez mayor de todos lados, y no es culpa de la gente, sino es debido a la educación moderna. Debe haber algo para qué vivir; si no es un ideal elevado, entonces la tierra se vuelve el único ideal en la vida, un ideal demasiado pobre en sí mismo con todas sus riquezas y, sin embargo, lleno de limitaciones.

Hace tiempo la gente pensaba que la magia religiosa de la Iglesia le quitaba todo lo que los seres humanos tenían, pero ahora la tentación que ofrecen las actividades industriales y comerciales atraen la imaginación de los hombres, y especialmente de las mujeres, a las modas cambiantes, volviendo la vida cada vez más difícil, cada día. 

Además, todos los medios de frivolidad y animación que ofrecen teatros y hoteles para la diversión de la gente, me recuerdan a los râjâs en Oriente, cuya caída fue causada por tales cosas. Pero en el Oriente, solo unos pocos podían permitirse vivir esa vida que ahora en el mundo occidental está al alcance de casi todos.

Es la artificialidad de la vida que ha causado una miseria general en Occidente. Los occidentales han crecido más allá de la simplicidad, y ahora les resulta difícil imaginar una vida diferente de la que conocen, y es en gran extensión la causa de miseria de la mujer en el mundo.

El hombre, que tiene tanto que hacer en el mundo, se vuelve menos inclinado a la vida hogareña. Por lo tanto, la vida en general sufre. Sin embargo, el progreso en el mundo occidental se debe principalmente al trabajo de hombres y mujeres mano a mano, y la falta de lo mismo es la razón del atraso en el Oriente.

Hay mucho que decir sobre la mujer en Occidente. Ella es valiente, paciente, eficaz y capaz, no solo en sus deberes hogareños, sino cumpliendo con todas formas de trabajo en la vida. Sí, ella está menos preocupada con el hogar, en comparación con una mujer del Este; pero sus deberes están divididos, ella tiene una parte del deber actuando en la vida exterior.

La mujer es idealizada en Oriente, pero en Occidente su vanidad es nutrida. Un amante en Occidente sabe cómo cortejar; un amante en Oriente sabe anhelar.

Con profunda gratitud a ti, mi querido Murshid – ¡más y más como un hermano para mi!

*           *           *

Cordialmente

Puran 

Keine Kommentare:

Kommentar veröffentlichen