Freitag, 12. Januar 2018

Sohbet de la Semana 02-18


Sohbet (02-18)

Hazrat Inayat Khan habla acerca de Suiza

Luego visité Lausana, en el año 1922, donde se organizaron conferencias, y más tarde, después de mi discurso en el Hôtel d'Angleterre en Vevey, conocí a Baronesse van Hogendorp quien se interesó profundamente y mostró gran celo al formar un grupo en Vevey. Ella se hizo una de las trabajadoras más ardientes y activas para el fomento de la Causa. A este grupo en Vevey se unieron muchas personas sinceras, entre ellas el Sr. Fouad Selim Bey Alhigazi, el Sr. Talewar Dussaq y la Duquesa Pieri.

Poco después, la señorita Sharifa Goodenough, que había estado lejos, se unió a mí en Ginebra y se hizo cargo de la Secretaría General y continuó trabajando, lo que me libró de muchas responsabilidades. Aunque un Movimiento en Ginebra se formó fácil y rápidamente, siempre ha sido difícil mantenerlo porque la mayoría de los miembros eran extranjeros y algunos residentes de Ginebra llegaron con dificultades y se marcharon con facilidad.

El espíritu calvinista en Suiza ciertamente se destaca como una roca contra cada movimiento de desarrollo interior. Además, un suizo se ocupa de sus propios asuntos y le interesan poco las ideas de los demás, y hay una razón para ello: todas las varias ideas le llegan por diferentes personas, viniendo a Suiza de todas partes del mundo. Puesto que los suizos ponen su tierra cargada de belleza a los pies de los viajeros, naturalmente evitan que sus corazones sean atrapados en las redes arrojadas en los lagos de Suiza por los pescadores de seres humanos.

La actitud de los suizos hacia los que vienen a su país es la de un propietario que da alojamiento a aquellos que desean tenerlo, en su propiedad, y solo se preocupa por su deber en este aspecto; y sin embargo, un suizo es educado y da la bienvenida a todos. La naturaleza suiza es amable y de buena voluntad, y aprecia en cierta medida todo lo que le parece bueno.

Hay una tendencia exclusiva en la naturaleza suiza que es en honor a la raza suiza - su gran amor a la independencia. Suiza es buscada no solo por la belleza de su tierra, sino también por el hecho que su corazón está puro y libre de ambiciones territoriales. En esta calidad, es única como nación, otorgando respeto y simpatía a todos. Es por esta razón que el destino lo preparó para merecer ser la sede de la Liga de las Naciones.

Con profunda gratitud a ti, mi querido Murshid – observaciones finas que me hacen sonreír y llorar al mismo tiempo. 

*           *           *

Cordialmente

Puran 

Keine Kommentare:

Kommentar veröffentlichen