Freitag, 28. Juli 2017

Sohbet de la Semana 30-17


Sohbet (30-17)

Noor-un-nisa - la hija de Hazrat Inayat Khan -
su amiga Jean Overton Fuller cuenta de las memorias de Noor.

En verano de 1926 Pir-o-Murshid Inayat Khan comenzó a hacer preparativos para ir a la India. Los más sensibles de los que lo rodeaban se dieron cuenta que esto no era para una gira ordinaria, y que no volverían a verlo. Incluso dijo en privado: ‘No volveré’.

Durante las últimas semanas de la Escuela de Verano de 1926 la tensión en Fazal Manzil aumentó gradualmente, y los niños de Inayat Khan, Noor, Vilayat, Hidayat y Khair-un-nisa, fueron todos sensibles a ella. A veces, cuando los discípulos se reunían en el jardín, observando atentamente, mientras Inayat Khan caminaba lentamente por los senderos antes de una conferencia, y el silencio se tornaba tan palpitante que apenas podían contener su emoción.

Unas noches antes de que él partiría, Noor soñó que el panadero de la familia se estaba volando en un avión. Trató de llamarle para que vuelva, pero el avión se hizo pequeño en el cielo, y ella sabía que nunca volvería a verlo. Esto le parecía una cosa terrible, y ella se despertó llorando como una abandonada.

Por la mañana, le contó a su padre su sueño. Inayat Khan se quedó quieto, y se miraron a los ojos hasta que cada uno supo lo que el otro sabía. Entonces dijo con gran emoción: ‘Sí, Babuly, el que trae el pan no volverá’.

El 13 de septiembre de 1926 una ceremonia tuvo lugar en el jardín. Se colocó la primera piedra del templo que debía llamarse 'l'Universelle', y algunos manuscritos y monedas que representaban muchos países fueron enterrados debajo de ella. Los niños comprendieron muy bien lo que significaba esta ceremonia y la confianza que ahora vivía en ellos.

Cuando al día siguiente su padre se despidió, supieron que era por última vez; sin embargo, aunque se sentían profundamente desesperados, no intentaban retenerlo o preguntarle por qué tenía que irse.

Hidayat dijo que el 5 de febrero de 1927, Noor estaba en la cocina cuando oyó la voz de su padre decir: ‘Babuly, cuida a los pequeños’. Al día siguiente llegó un cable diciendo que Inayat Khan había muerto.

Con profunda gratitud a ti, querida Jean, por tu testimonio y trabajo!

Puran

Keine Kommentare:

Kommentar veröffentlichen