Freitag, 23. Juni 2017

Sohbet de la Semana 25-17


Sohbet (25-17)

Ibn’Arabi cuenta una historia de Al-Andalus, sobre lo que experimentó 
con Musâ Abû ‘Imrân al-Sadrani... 

Shaikh Abû ‘Imrân anteriormente había sido un hombre rico, pero había renunciado a su riqueza. Dieciocho días después de su renuncia, Dios le inspiró con un gran conocimiento interior. Se convirtió en uno de los Suplentes y se pudo ubicar en cualquier lugar de la tierra en que quiso estar.

Mi Shaikh Abû Ya’qûb al-Kûmi me contó que Abû ‘Imrân había llegado una vez a la montaña de Qâf que rodea la tierra y que había realizado la oración de la mañana en su base, y la oración de la tarde en su cumbre. (Jabal Qâf, como Mt. Meru de los hindúes y Mt. Kailash de los tibetanos, se considera como el eje del mundo).

Cuando la gente le preguntó acerca de la altura de la montaña, él respondió que era trescientos años de viaje alto.

También dijo que Dios había ceñido la montaña con una enorme serpiente cuya cola y cabeza estaban unidas. El compañero de Abû ‘Imrân en este viaje le había dicho: 'Saluda a la serpiente, y te devolverá tu saludo'.

Abû ‘Imrân entonces saludó a la serpiente, por lo que la serpiente le devolvió el saludo y preguntó:' ¿Cómo está Abû Madyan?’ El Shaikh se sorprendió y preguntó a la serpiente:' ¿Cómo es que lo conoces?'

Y la serpiente respondió: ‘¡Estoy sorprendido de tí! ¿Hay algo en la tierra que no conozca a Abû Madyan? Yo y los demás lo conocemos desde que Dios reveló Su amor y lo proclamó; ¡De hecho, todas las cosas, animadas e inanimadas, lo conocen y lo aman!

*       *       *

Cordialmente

Puran 

Keine Kommentare:

Kommentar veröffentlichen