Freitag, 5. Mai 2017

Sohbet de la Semana 18-17


Sohbet (18-17)

Rahmat Rasmussen nos cuenta una memoria de Hazrat Inayat Khan (1950)  


‘Cuando el grito de un discípulo ha llegado a un cierto tono,
el maestro viene a responder a él’. (Gayan)

Estas palabras de nuestro amado Maestro explican mejor la situación, cuando Murshid llegó a Oslo en noviembre de 1924 y dio sus conferencias. El clima era nebuloso e incómodo, mi mente y cuerpo sufriendo de una oscuridad todavía más profunda.

Cuando Murshid dio su primera conferencia, estábamos sentadas allí mirándolo hechizadas en el primer silencio, y un deseo claro y agudo surgió, por decirlo así, de mi ser más íntimo:

‘Si tan sólo pudiera entrar en contacto con una personalidad tan noble’, pero, en una situación tal, las dudas de que sea posible también entran y tienden a impedirnos a hacer un paso hacia Él.

Pero una vez pensamiento y deseo claros, parece que el destino arregla el resto.

Ocurrió que llegué a Murshid con dos amigas dotadas de más coraje que yo. Y mientras yo estaba sentada allí, escuchando intensamente su charla con las otras, y sintiéndo su sonrisa tan refrescante y edificante, que me olvidé a mi misma completamente, Murshid se volvió hacia mí diciendo: ‘¿No tienes ninguna pregunta?’ ¡Pregunta!!! No.

Me dio una mirada, y esta mirada me hizo sentir, como si una nueva página se hubiera abierta en mi vida, y me hizo darme cuenta de lo maravillosa que es la Gracia de Dios.

Como Murshid dice: ‘Gracia es unilateral’, así que todo bien ha venido desde entonces. Y cuando más tarde leí en Vadan: ‘Almas se reunen cuando sus miradas se encuentran’, me pareció que estas palabras explican mejor la experiencia de este encuentro con nuestro Murshid.

Cuando más tarde Shaikh-ul-Mashaikh Maheboob Khan me dio el nombre sufí de 'Rahmat' y lo explicó: 'Gracia de Dios', sentí, y siento que hay una conexión con mi primera experiencia. Una experiencia tal que nunca podremos suficientemente estar agradecidos y sigo rezando: ‘Que nunca olvides a ser agradecida’.

Con profunda gratitud, querida Rahmat Rasmussen, por tu trabajo y testimonio. 


*       *       *

Cordialmente

Puran 

Keine Kommentare:

Kommentar veröffentlichen