Samstag, 23. März 2013

Una Mala Noche

Historia Sufí de la Semana

Una vez, viajando, alquilé una habitación en Kandy, en Sri Lanka. En las horas de mi meditación de la tarde, mientras estuve ocupado en las prácticas sagradas, me sentí muy inquieto y perturbado, no podía fijar mi mente en mi meditación ni por un momento. Me enfadé conmigo mismo y me eché a dormir, pero mi desazón aumentó.

Así me levanté y sentí que debía mirar en los armarios. No sabía porque lo hice, pienso que mi ser interior me querría guiar a encontrar la razón para tal experiencia tan rara. Allí encontré, para mi sorpresa, un puñado de pelo negro, parecía que una mujer había coleccionado su peinada para mucho tiempo.

Pasé una noche mala, y por la mañana la primera cosa era que pregunté a la dueña de la casa que había ocupado esta habitación antes de mi. Ella dijo: ' ¡Señor, por favor, no me acuerde Usted de ella! Solo pensando en ella me vuelve enferma. Una mujer vivió aquí para un cierto tiempo. Nunca me pagó el alquiler. Me dió malos nombres, se peleó con los hombres, regañandose todos los días, ahuyentó a todos mis inquilinos. Ahora my corazón está en paz desde el momento que dejó esta casa.'

Dije: ' ¡Qué vergüenza que me daba Usted dándome tal lugar para dormir!'

Ella dijo: 'Señor, la dí a Usted con intención, porque tiene aspecto de ser un hombre de Dios, así yo ero segura que la habitación sería purificada por Su buena influencia.'

Yo no tenía otra respuesta para ella que una sonrisa.

Keine Kommentare:

Kommentar veröffentlichen