Samstag, 5. Januar 2013

Evolución

Historia Sufí de la Semana

Moisés una vez pasó al lado de una granja y vió a un joven pastor que habló consigo mismo: 'O Señor, Tu eres tan bueno y bondadoso que me siento que si estuvieras aquí conmigo yo te tendría gran cariño, más que para mis ovejas, más que para todos mis pájaros. En la lluvia te guardaría debajo del techo de hierba, en el frío te cubriría con mi manta, y en el calor del sol te llevaría a tomar un baño en el arroyo. Te daría pan de Manna y te haría beber suero de la leche, y para divertirte, te cantaría, te bailaría y te tocaría mi flauto. O Señor, mi Dios, si solo escucharías y vinieras y vieras cuanto te tendría cariño!'

Moisés se divertía mucho escuchando todo esto, y, siendo el Portador del Mensaje Divino, dijo: 'Qué impertinente de tu parte, O Niño, de limitar el Illimitado, Dios, el Dueño de todos los anfitriones, más allá de toda forma y color y de la percepción y la conmprensión de los hombres!

El Joven se quedó descorazonado y lleno de miedo al ver lo que había hecho.

Pero inmediatamente una revelación llegó a Moisés: 'No estamos satisfechos con tus palabras, O Moisés, porque Nosotros te hemos enviado para unir Nuestros separados con Nosotros, no para desunir. Habla con cada uno de ellos conforme a su evolución.'

Keine Kommentare:

Kommentar veröffentlichen