Samstag, 26. Januar 2013

Cortesía

Historia Sufí de la Semana

Una vez en India viví cerca de un templo Hindú, y había dos centinelas que atendían a este templo. Eran afghanos, orgullosos y toscos en su comportamiento, pero en su expresión se veía honestad y bondad. A menudo pasé por allí, y cada vez ignoraron mis entradas y salidas, para que no debían tomarse la molestia de observar la cortesía convencional.

Un día uno de ellos vino con un mensaje de su maestro. Me levanté de mi silla y lo recibí muy cordialmente. Y desde aquél día, cada vez que pasé me recibieron bien, con sonrisas y un bienvenido muy cordial, y ya no me ignoraron.

Esto occurrió porque él había recibido educación sin herir sus sentimientos; y el hecho que le daba placer, pensó de poder devolver la cortesía.

Keine Kommentare:

Kommentar veröffentlichen