Samstag, 29. Dezember 2012

Usman Haruni

Historia sufí de la semana

Hay esa historia del gran Sufi de India, su nombre es Usman Haruni. Era un murshid, y miles de discípulos vinieron, entre ellos era la gente más educada y filósofos más reputados de su tiempo. Les enseño las verdades más profundas del misticismo, y más que todo de adorar el Dios sin nombre ni forma. Pero llegó el tiempo que dijo a ellos:

'Hasta ahora he adorado según la tradición, pero ahora siento el deseo de ir y postrarme delante la imagen de la diosa Kali en toda humildad.' Sus discípulos se quedaron despavoridos. Este mismo, cuyos conceptos de Dios eran tan altos, debería ir y inclinarse delante de la imagen repulsiva de Kali, y adorarla era romper la ley de su religión, más allá de todo que podían concebir, muchos temaron que su maestro había perdido la razón. Algunos hasta creyeron que estaba pisando el camino hacia abajo.

Así que cuando el maestro iba a visitar el templo de Kali, solo uno de sus discípulos iba con él, un joven, cuya devoción por su maestro era muy grande. Cuando caminaban, el maestro dijo a su discípulo: 'Tu deberías volver atrás. Son muchos, y seguramente tienen razón; quizás soy yo equivocado.' Pero el joven siguió acompañándolo. Cuando llegaron al templo, el maestro era tan profundamente movido por los pensamientos que la imagen de la diosa le sugirieron que se postraba en humildad.

Y el discípulo, al lado, lo miró con gran compasión pensando que cuántos seguidores su maestro había tenido, y como todos en un solo momento le habían dado la espalda. Cuando el maestro se levantó dijo: 'Continuas a seguir mis pasos?' Y cuando el discípulo dijo que sí, el santo le preguntó: 'Pero quizás no entiendes porque me sigues?' El joven contestó: 'Usted me ha enseñado la primer lección en el sendero, que nada existe salvo Dios. Cómo entonces podría yo excluir esa imagen de Kali, si Usted eligió inclinarse y postrarse delante ella?

Keine Kommentare:

Kommentar veröffentlichen