Samstag, 3. November 2012

Shigrakavi

Historia sufí de la semana

Hay esa historia divertida de dos grandes poetas hindustaní que solían hablar en poesía. Poetas que eran capaz de hablar así se llamaban shigrakavi.

Uno de ellos era muy flaco, el otro muy gordo. Uno vino al pueblo donde vivió el otro poeta. El gordo preguntó al flaco, en versos, si estaba bien. Y el otro contestó: 'El templo que está para que Dios pueda vivir en el, no necesita carne, tenemos que ser agradecidos que haya huesos!' Y añadió: 'Pero te ves muy bien!'

Así el gordo contestó: 'Cuando aún no había encontrado al amado, yo también era flaco, pero el momento que el amado vino, me volví gordo.'

Keine Kommentare:

Kommentar veröffentlichen