Samstag, 8. September 2012

Shah Khamush

Historia sufí de la semana

En Hydrabad vivió un místico de nombre Shah Khamush. Lo llamaron así por su silencio. En su juventud había sido un chico inteligente y muy fuerte. Un día iba a ver a su murshid, y, como siempre, llevó algunas preguntas consigo, como es natural en un discípulo.

El murshid estaba sentado en silencio, en exstásis, y no quiso hablar, entonces le dijo: 'Silencio!' El chico quedó atónito. Nunca había escuchado tal palabra de su murshid, que siempre era tan gentil, paciente y dispuesto a responder a cada pregunta. Pero era la lección de su vida, porque era inteligente.

Volvió a casa y no habló más, ni con su familia, ni siquiera con sus padres. Cuando su murshid lo vió así, tampoco habló más con él.

Para muchos años Shah Khamush nunca habló, y la fuerza de su corazón creció tanto que bastaba mirarlo para ser inspirado. Por dondequiera que miraba, inspiraba, dondequiera que dirigió su mirada, remediaba.

Keine Kommentare:

Kommentar veröffentlichen