Samstag, 28. April 2012

Farabi

Historia sufí de la semana

Farabi, el gran cantaor, era un día invitado a la corte del Emir de Bukhara. El Emir lo saludó muy cordialmente, y cuando el cantaor entró vino a la puerta a recibirlo.

Entrando en el salón del trono, el Emir le invitó a sentarse. «Pero donde debería yo sentarme?» dijo el cantaor. «Siéntate,» dijo el Emir, «en cualquier lugar que te parecerá oportuno.»

Escuchando esto, Farabi tomó el trono del rey.

Sin duda su gesto asombró mucho al Emir, pero después de escuchar el arte del cantaor sintió que hasta su propia silla no era adecuada. Porque entendió que su reino tiene un cierto límite, mientras que el reino del artista es doquiera que la belleza triunfa.

Cómo la belleza se encuentra por doquiera, el reino del artista es también por todas partes.

Keine Kommentare:

Kommentar veröffentlichen